Enlaces
Instituto "Del Rosario"
Nuestra Historia
Te brindamos...
Nuestra Historia

Nuestra Señora del Rosario
Imagen
Titular de la Congregación de "Hermanas de Nuestra Señora del Rosario de Buenos Aires" - Hermanas Rosarinas.
Siervo de Dios
Excmo. Monseñor José Américo Orzali
Imagen
Arzobispo de San Juan de Cuyo. Fundador de la Congregación de las Hermanas Rosarinas.
BIOGRAFÍA DE MONSEÑOR JOSÉ AMÉRICO ORZALI
José Américo Orzali nació en Buenos Aires el 13 de 1863, de cristianísimos padres: Tobías Orzali y Teresa Nicoletti, ambos toscanos, llegados a la Argentina el año anterior. Fue bautizado el 15 de marzo, en la Iglesia de San Nicolás de Bari. Fue confirmado por Mons. Aneiros en 1872. El 8 de diciembre de 1875 recibió la Primera Comunión en la Iglesia de la Inmaculada Concepción.
Inició sus estudios primarios en una escuela del Consejo Escolar I, para seguirlos en el Colegio Particular "Seminario del Plata". Contaba 14 años cuando ingresó en el Seminario de Buenos Aires correspondiendo al sublime llamado de Dios.
El 4 de marzo de 1879 Mons. Aneiros le confirió la tonsura y las cuatro Ordenes Menores y luego el subdiaconado el 9 de marzo de 1884. Como secretario, ese mismo año acompañó al Delegado Apostólico de la Santa Sede, Mons. Mattera, en su regreso a Roma, haciendo escala en Montevideo.
En esta ciudad, fue ordenado Diácono el 30 de mayo de 1885. Ya en Roma, en la Capilla del Colegio Pío Latino Americano, con especial dispensa por tener 22 años, Mons. Mattera le confirió la Ordenación Sacerdotal.
imagen
Y aquí comenzó su fecundo apostolado al volver de Roma: Teniente en La Piedad en marzo de 1886. Con notable prudencia, dominio de sí mismo y dinamismo extraordinario fue ángel de caridad en la epidemia del cólera que azotó a Buenos Aires. Desde el diario católico "La Unión" combatió la amenaza de la Ley del Divorcio.
Sucesor de Mons. Espinosa en la Parroquia Santa Lucía (Barracas al Norte) expandió maravillosamente la inquietud de párroco misionero que le acució siempre. He aquí su obra de 16 años de párroco: fundo en 1890, el "Monitor Eclesiástico", Única publicación en su género. De 1890 a 1912, Capellán de la Casa Cuna y Confesor de las presas del Buen Pastor. Los enfermos, los niños, los obreros y los pobres fueron sus predilectos. Como vicepresidente, al lado del Padre Grote, intervino en la Fundación del "Círculo de Obreros"; en 1894 fundó el mismo "Círculo" en Santa Lucía; la Rerum Novarum se concretaba en un Círculo que llego a ser el mejor de la República, con 3000 asociados. De su dinamismo brotaron: la Biblioteca, Escuela Nocturna para Adultos, salón de Actos, Banda de Música, Orquesta, Confitería, Cuadro Dramático, Sociedad de Socorros Mutuos, Farmacia, Consultorio Jurídico, Bolsa de Trabajo, Compañía de Seguros y Panteón.
Es obvio mencionar las obras espirituales, que corona con la fundación de la Congregación "HERMANAS DE NUESTRA SENORA DEL ROSARIO DE BUENOS AIRES". Son ellas, quienes le aman y veneran como a Fundador y Padre, las que conservarán su memoria viva de generación en generación.
En 1895 formó el primer grupo de religiosas en su parroquia, dándoles por santo y seña: "Ora et Labora".
El 21 de enero de 1896, las primeras 12 religiosas, emitieron sus Votos en manos del Arzobispo de Buenos Aires, Mons. Castellanos.
E1 29 de junio de 1931, el Padre Orzali tuvo el inmenso gozo de que Roma aprobara "ad experimentum" su Instituto, y el 21 de junio de 1938 exultó de júbilo su corazón cuando la Santa Sede le aprobó definitivamente.
Sus hijas dan cristiana educación a millares de alumnos; atienden maternalmente a niñas en Hogares y son innumerables los enfermos que reciben asistencia y cariño en Hospitales. También sus religiosas atienden Centros de Misión.
El Padre Orzali, en 1903, fue nombrado Capellán de la Fragata Sarmiento y acompañó al Buque-Escuela en su cuarto viaje de 10 meses. Como Cura de Santa Lucía realizó muchos viajes al extranjero, entre los que se cuentan las peregrinaciones a Tierra Santa, Roma...
En 1906 se hizo cargo de la Parroquia de "San Miguel", sin descuidar su Círculo de Obreros, sus Hijas Rosarinas y la atención espiritual de las Religiosas de la Casa Cuna, Intituto Frenopático, Casa de Alienadas y el Buen Pastor. Preconizado en 1912, Obispo de Cuyo con jurisdicción de las provincias de San Luis, Mendoza, San Juan y Neuquén, fue consagrado en la Catedral de Buenos Aires.
imagen
Apóstol, misionero, guía de almas, amigo de sus sacerdotes, Padre amantísimo de sus Religiosas, Buen Pastor de toda su grey, llegó a los confines que nadie alcanzó en su inmensa diócesis. En 1935 consagró a Mons. Verdaguer como Obispo de Mendoza y recibió él, de la Santa Sede, el palio de Arzobispo Diocesano y los títulos de Asistente al Solio Pontificio y de Conde. Y llegó a sus Bodas de Oro Sacerdotales. Poco tiempo después de celebrar sus Bodas de Plata Episcopales en 1937, Dios en sus paternales designios, puso sobre sus hombros, ya ancianos, la cruz de la enfermedad, que él aceptó con alegría entregándose en manos del Padre Dios, hasta que su preciosa alma se durmió en la paz del Señor, rodeado por sus sacerdotes providencialmente reunidos en Ejercicios Espirituales y sus Hijas Rosarinas que, con filial afecto, le prodigaron la ternura más exquisita de sus cuidados, el 18 de abril de 1939.
Párroco, Obispo, Fundador y Apóstol Social, extraordinario en el trabajo, dulce y paciente en su poderosa energía, tierno y comprensivo con las almas, exquisito en la puntualidad y en el orden, de confianza ciega en la Divina Providencia; amigo sincero de pobres y abandonados; largas horas de confesionario conquistaron muchas almas con su palabra siempre sencilla y asequible como el Evangelio que predicaba.
Fue luz que iluminó porque su corazón fue hoguera encendida en amor divino; por eso fue, por sobre todo, verdadero Padre. La Fe y el Amor fueron el secreto de su Vida y el resorte de su fecunda actividad.
"TODO POR DIOS Y POR EL PROJIMO" fue el lema que dejó a sus Hijas. El lo vivió plenamente, pues fue todo de Dios y para el prójimo.


El INSTITUTO DEL ROSARIO
Su fundación

El Concejo General de la Congregación, presidido por la Madre Julia de la Eucaristía, acepta instalar una Comunidad de Hermanas en la ciudad de Villa María, y llega ésta a la ciudad, el 28 de diciembre de 1932.
La primera casa que habitan estaba ubicada en la esquina de las calles Entre Ríos y 25 de Mayo. En el mes de marzo abren un Jardín de Infantes y el 1er. Grado del Nivel Primario. En 1934, por iniciativa del Señor Arzobispo de Córdoba, Mons. Fermín Laffite, la Comunidad se traslada a Bv. Argentino 68, donado por la Señora de Percira y ofrecido a la Comunidad a perpetuidad.

El acta de fundación dice así:

El día doce de febrero de mil novecientos treinta y tres, siendo Pontífice de Roma S.S. Pío XI, Presidente de la República Argentina el Gral. Juan B. Justo, Obispo de Córdoba el Excmo. Mons. Dr. Fermín Laffite, Gobernador de Córdoba el Excmo. Dr. José Frías, Vicario Foráneo de Villa María el señor Pbro. Pablo Colabianchí Cicerone, Jefe político del Departamento señor Ernesto Alinez, Intendente Municipal el Dr. E. Parajón Ortiz, estando presente el Excmo. Mons. José Américo Orzalí, Obispo de Cuyo, y autoridades eclesiásticas, civiles y militares, dirigentes de la Acción Católica, directores de escuelas y caracterizados vecinos, se inauguró solemnemente la Escuela de Mujeres que funcionará en la ciudad de Villa María bajo la dirección de las Hermanas Rosarinas.

Todo por Dios y por el prójimo

Firmado: José A. Orzali, Obispo de Cuyo

Desde la fundación funcionaron los grados sin reconocimiento oficial.
En 1937 se efectúa la primera inspección del Estado, que efectiviza la incorporación. En junio de ese año el Inspector actuante levanta un acta muy detallada y elogiosa, que dice textualmente:
"Visité el establecimiento educacional que sostienen las Hnas. de Ntra. Sra. del Rosario, ubicado en el Bv.Argentino al No.68, y que revista con el nombre de Instituto del Rosario, a los fines de comprobar si la escuela primaria se encuentra en condiciones de ser incorporada al Consejo de Educación de la provincia...". Sigue la narración de los hechos que le permiten verificar esas condiciones, como el local, la capacidad e iluminación de las aulas, las condiciones higiénicas, el mobiliario, la cantidad de alumnos y su porcentaje de asistencia, la preparación pedagógica del personal directivo y docente. Todos estos elementos son presentados al Inspector Gral. de Escuelas.
Hay en la casa doce habitaciones, cuatro funcionan como aulas, una de ellas tiene capacidad para dos grados. También destaca el Acta la buena instalación e iluminación, las buenas condiciones de higiene y de baños. Los alumnos trabajan una pequeña huerta. El total de alumnos 12 varones, 102 mujeres y 114 en total, tiene una asistencia del 85% considerada buena. Los grados funcionan en dos turnos.
Cabe destacar que el 25 de noviembre de 1937 son examinados, según manda la reglamantación vigente, los alumnos de 5o. y 6o.grados por un Tribunal designado por esa Inspección, y dice el Acta:
"...Al finalizar nuestra tarea hemos podido comprobar que los alumnos revelan en general una sólida preparación, exponen los conocimientos con la seguridad que sólo se adquiere cuando se ha aprendido y ejercitado de una manera inteligente y práctica. Es evidente que la empeñosa dedicación de la Rvda. Madre Superiora del Establecimiento ha logrado colocar al alumnado las condiciones eficientes ya señaladas...".